Belleza Íntima

El Canon de Belleza de la zona íntima de la Mujer


En la actualidad, la mujer observa sus genitales, a través del paso de los años, se preocupa de su aspecto, morfología y funcionalidad.

La evolución del aspecto del vello púbico en los países occidentales ha despertado la percepción de los genitales femeninos por las mujeres y por sus parejas sexuales. Desde principios de la década de los 90, la depilación del pubis al estilo brasileño fue introduciéndose cada vez más entre las mujeres, produciéndose una exposición total de los genitales femeninos, antes ocultada.

En la imagen más representativa de los genitales femeninos a través de la historia hasta hace sólo unos 30 años, el vello púbico no se arreglaba, siendo abundante y frondoso no dejando a la exposición visual de la propia mujer ni de sus compañeros sexuales la forma de la vulva.

Poco a poco, el vello púbico se comienza a recortar, adquiriendo formas triangulares y posteriormente rectangulares.

En el arte actual, las vulvas aparecen totalmente depiladas con los labios mayores turgentes abrigando a los labios menores y al complejo clitoriano, sólo se contempla la forma característica juvenil de “la rajita”.

Varios factores han desencadenado la preocupación de la mujer por el aspecto de sus genitales y el consiguiente auge de las nuevas técnicas de medicina estética genital femenina para corregirlas:

  • La sociedad es más permisiva con el tema del sexo en general: en la calle, en la publicidad, en los medios…
  • La moda con un estilo cada vez más atractivo y provocador: los tangas, los bikinis cada vez más pequeños, los leggins, los pantalones de deporte ajustados….
  • La depilación total del vello púbico expone más claramente el sexo a uno mismo y a los demás, dando consciencia del yo, al aspecto físico de los genitales.
  • El aumento de primeras o nuevas parejas a partir de los 30 – 40 – 50 años.
  • El incremento de prácticas sexuales como el sexo oral y el aumento de número de compañeros sexuales.
  • Las técnicas de medicina estética desarrolladas inicialmente para la estética facial, fácilmente se pueden aplicar a la zona genital, al ser técnicas no invasivas o mínimamente invasivas, poco dolorosas y económicamente asequibles.

Últimamente debido al incremento de los procedimientos estéticos realizados en el área genital femenina “sin ninguna razón médica”, algunos comités de expertos han criticado duramente estas nuevas técnicas médicas.

Abogan que si sólo el 5% por ciento de la mujeres presentarían un aspecto juvenil genital marcado como ideal, el 95% de las mujeres restantes, serían catalogadas como patológicas, y en cambio, deben sentirse normales sin complejos.

Estas críticas no son nuevas, en la medicina estética, todos los procedimientos nuevos son debatidos, como un mecanismo de defensa hacia lo desconocido, no siendo comprendidos por parte de la sociedad, incluso por parte de la sociedad médica científica.

Las prótesis mamarias, la liposucción, la toxina botulínica, el ácido hialurónico …también han sido debatidos en sus comienzos.

Por eso las sociedades científicas de medicina estética específicas al ámbito referido, como SEGERF, son tan necesarias e imprescindibles para regular y verificar los procedimientos médico-quirúrgicos realmente útiles, sobretodo los novedosos.

Por supuesto que la mayoría de las vulvas son anatómicamente normales, pero como cualquier parte del cuerpo, puede ser objeto de discusión si es bella o fea.

De la misma forma que existe una nariz o una cara estéticamente perfecta o ideal, hay una vulva con criterios estéticos que se clasifique como ideal.

El ideal de las proporciones faciales se ha estudiado de forma exhaustiva, intentando buscar la explicación de la belleza, encontrándose en la perfección armoniosa de la geometría.

Incluso en la naturaleza, todo está basado en las proporciones matemáticas, dando armonía, y por lo tanto belleza.

La belleza íntima reúne las mismas características anatómicas del resto del cuerpo, en proporciones simétricas y armoniosas.

Recurrir a la cirugía para conseguir una vagina más “bonita” no es algo de lo que se hable todos los días. Pero no sólo es posible, sino que hay criterios definidos a nivel mundial de lo que es una vagina estéticamente correcta.

Las características de la vulva ideal, perfecta o estéticamente bella o armoniosa, es establecida por los ginecólogos pioneros y líderes mundiales de opinión de ginecología estética – cosmetoginecología, denominando a sus procedimientos quirúrgicos:

  • “DESIGNER LASER VAGINOPLASTY” – DR. MATLOCK
  • “BARBIE LOOK” – DR. RED ALINSOD
  • “VAGINAS DE DISEÑO” – DR. GABRIEL DE PEÑA / DR. JACK PARDO

Cuadro El Origen del Mundo
CUADRO: “EL ORIGEN DEL MUNDO “
Óleo pintado en 1866 por el artista francés GUSTAVE COURBET

Desnudo Reclinado
Cuadro “Desnudo Reclinado”
Amadeo Clemente Modigliani ( 1884-1920)

Descongelando mi coraza
Obra: “Descongelando mi coraza” ( 2012),
técnica de acrílico sobre lienzo del artista mexicano Inty Amaury Garcia Ibarra

Médicos pioneros que comenzaron a realizar técnicas de ginecología con matiz estético, a raíz de los comentarios de sus pacientes sobre el aspecto de sus genitales y la insatisfacción sexual que les producía.

Existen numerosos estudios que relacionan la percepción corporal de la mujer con el goce y la confianza que refleja durante el acto sexual.

La imagen genital deseada en la experiencia sexual de la mujer, es imprescindible. lo bello y lo feo, a día de hoy, los genitales juegan un papel muy importante con la autoestima en la vida sexual de cada mujer.

Hasta hace poco se consideraban otras partes del cuerpo para ensalzar la sexualidad de una mujer: la espalda, las piernas, el cuello, los pechos, ….

Un estudio americano realizado en el año 2.000 a 3.627 mujeres encontró que quienes tenían una autoimagen corporal positiva disfrutaban más la actividad sexual: “tenían iniciativa, disfrutaban del orgasmo, no apagaban las luces y experimentaban mayor confort al estar desnudas frente a sus parejas”. El resto de la muestra dijo sentirse incómoda, más que por su imagen corporal en general, por el aspecto de su vulva, en particular. Por esta razón, el rediseño genital puede mejorar la auto – concepción corporal de la mujer y su autoestima.

Hay que buscar el porqué de esa percepción tan juvenil de la vulva, por parte de las mujeres. Según los antropólogos –zoólogos como Desmond Morris, Autor de libros que marcan un antes y después en la compleja ciencia humana: el mono desnudo y la mujer desnuda.“Las personas completamos nuestro concepto de yo y aceptamos nuestra imagen corporal como realmente nuestra, alrededor de los 16 – 18 años, al final de la adolescencia y comienzo de la vida adulta, toda modificación corporal posterior la encontramos extraña, y no nos identificamos con ella”.

A día de hoy, una vulva estéticamente bonita de una mujer joven debe comprender ciertos criterios estéticos.

Actualmente, sin entrar en profundos detalles de la cuestiones cosméticas del arreglo del vello púbico, una gran mayoría de mujeres que se preocupan por su aspecto físico en general, presentan una vulva carente de vello, realizándose la depilación total, por láser, preferiblemente. Otro grupo de mujeres opta por diseñar formas de triángulos o rectángulos más o menos extensos con el vello púbico muy recortado, con el resto del área genital femenina sin pelo. Algunos casos también se puede apreciar el vello muy recortado en la cara externa de los labios mayores, incluso teñido.

La piel del pubis debe de estar libre de foliculitis, de alteraciones cutáneas, hipercromáticas o hipocromáticas. Siendo tersa y suave, con una coloración cutánea homogénea al resto del cuerpo y las zonas adyacentes como las ingles, no oscurecida.

La coloración homogénea de los labios mayores debe ser ligeramente más rosada que el resto del área genital y pubis.

Los labios mayores deben ser turgentes y carnosos, no excesivamente grandes, con la superficie cutánea lisa sin arrugas, envolviendo a los labios menores finos, levemente rosados y al prepucio o capuchón del clítoris en su totalidad.

El clítoris no debe ser sobresalir, debe estar cubierto en su totalidad por el prepucio no debiéndose ver con las piernas cerradas o ligeramente abiertas. Incluso con las piernas en posición ginecológica media no debería abrirse el vestibulovulvar ni observarse el introito, ni los labios menores en su totalidad.

Por el contrario, una imagen de una vulva joven con unos labios menores grandes hacia fuera, arrugados y oscuros,… con unos labios mayores hipotróficos( sin tejido adiposo en su interior) o excesivamente grandes y flácidos, …con la presencia de un vestíbulo vulvar amplio, con un introito vaginal evertido que se aprecia a simple vista, …con el vello púbico extenso, frondoso, sin recortar, sin arreglar, … no es una vulva estéticamente bonita.

Aquí no estamos estableciendo el ideal de una vulva joven comparado con vulvas con cierta patología o defectos (como las varices vulvares) o con una vulva envejecida de una mujer de edad madura con episiotomía, desgarros perineales y/o síndrome de relajación vaginal. En estas alteraciones genitales es donde nuestra subespecialidad consigue su máxima expresión médica.

Como conclusión la GINECOLOGÍA ESTÉTICA REGENERATIVA FUNCIONAL mejora el aspecto de los genitales femeninos, mejora la funcionalidad y su bienestar sexual y sobretodo mejora la autoconcepción corporal de la mujer y su autoestima.

No obstante, hay que recordar que la presión social por tener un cuerpo perfecto es una de las principales causas de estrés y depresión, en las adolescentes, y el resto de las mujeres en general. Pero también hay que recordar que la percepción de una anomalía en el cuerpo puede ser causa de complejo psíquico grave, frustración e infelicidad por parte de las mismas.

Basándonos, en el principio de todo médico de Primum non nocere: Todo tratamiento médico estético debería tener como único fin el intento de mejorar la salud tanto física como psíquica de la mujer, en su concepto más amplio (OMS), y no para satisfacer una demanda social.

En definitiva, la moda actual de utilizar pantalones flexibles, ajustados, marcando la vulva, apreciándose si la mujer tiene unos labios menores hipertróficos, evidencia la necesidad por parte de las mujeres de cuidar su aspecto genital. Por tanto hay que ofrecer a la paciente una visión integral de su problema genital en su vertiente estética como funcional y sobretodo como médicos prepararnos y formarnos para ello.